El té de ajo y limón, para protegerse contra el coronavirus

Té de hierbas, limón o cebolla: en algunas regiones remotas de Venezuela, donde el sistema de salud se ha derrumbado, algunos han surgido de los métodos "ancestrales" a los que atribuyen supuestas virtudes milagrosas para protegerse contra el coronavirus.


El tiene pánico se apoderó de Dilia Zorrilla allí un poco más de una semana, cuando el presidente, Nicolás Maduro, anunció que dos primeros casos de coronavirus se habían confirmado en territorio venezolano. Gerente de un modesto hotel en Güiria, un remoto pueblo costero a 600 km al este de Caracas, se apresuró a comprar máscaras y gel hidroalcohólico.

Pero, peculiaridad local, también producía ... cebollas. Pidió a sus empleados que los colocaran al pie de una Virgen del Valle, particularmente venerada en la costa del mar Caribe. "No son demasiados", dice ella. Porque, según la creencia popular local, las cebollas mantendrían las enfermedades fuera del camino.

Tan pronto como llega un cliente, Dilia Zorrilla lo recibe, quien deposita una gota de gel antiséptico en sus manos y le da una infusión a base de hierbas medicinales y cítricos. "Bebe", ordena.

En su esquina remota, más fácilmente accesible por mar que por carretera, la Sra. Zorrilla se siente sobre todo mal informada. La culpa de la mala cobertura telefónica y el acceso intermitente a los canales de televisión. "Aquí, solo obtenemos información a través de las redes sociales", dice ella.



El cirujano Jaime Lorenzo, de la ONG Médicos Unidos, cree que "son la expresión de la desesperación", produce incertidumbres en torno al coronavirus en Venezuela, donde se han confirmado unos 70 casos hasta la fecha, pero ninguno muerte relacionada con la enfermedad.

"Como científicos, necesitamos tener pruebas científicas de la efectividad de este o aquel remedio", enfatiza, que no es el caso con estas pociones "ancestrales". Y para repetir el orden decretado por Nicolás Maduro: para retrasar la progresión del virus, uno debe quedarse en casa.

Desde el comienzo de la semana, Venezuela ha estado en "cuarentena total". Por orden del gobierno socialista. Las únicas salidas autorizadas son ir a comprar comida o ver a un médico. Las escuelas están cerradas y la mayoría de las rutas aéreas están suspendidas. El ejército y la policía han sido desplegados para hacer cumplir estas medidas.

No es un mito, el uso de remedios caseros no data de la llegada del coronavirus a Venezuela. Con la crisis económica, el sistema de salud se derrumbó y los medicamentos a menudo faltan en las farmacias o son demasiado caros. La comunidad médica también ha alertado sobre la preparación de hospitales venezolanos en caso de llegada masiva de personas que padecen COVID-19.

"Aquí no estamos preparados" para enfrentar una epidemia, dice Alodia Anton, una comerciante de 53 años que vino al hospital de Güiria para que le tomaran la presión arterial. Imposible "No hay un monitor de presión arterial en la sala de emergencias", suspira. Su peor pesadilla sería que ella o alguien cercano a ella necesita ayuda médica de emergencia. El hospital más grande de la región se encuentra en Cumaná, a seis horas en auto, en una carretera difícil.

Entonces, Alodia confía en el "consejo" que le envió su hermana por mensajes de WhatsApp desde los Estados Unidos para protegerse contra el coronavirus: "beba té caliente" con limón, manzanilla "o lo que sea", lava el piso con vinagre y ... guarda cebollas en tu habitación. Pero el Dr. Lorenzo advierte contra la creencia de que las bebidas calientes tienen el potencial de "debilitar" el nuevo coronavirus, "un mito", dice.

Esto no evita que Rosa Solangel, de 56 años, beba "agua caliente infundida con ajo y limón" en grandes cantidades para prevenir la enfermedad. Con lágrimas en los ojos, dice que está sobre todo "temerosa" por la salud de sus tres hijos que prefirieron abandonar Venezuela para irse a otros países latinoamericanos, como los 4.9 millones de venezolanos que emigraron desde 2015. 

Noticiero Venezolano  O.H. 

Entradas que pueden interesarte

facebook