El prolongado confinamiento ha comprometido de alguna manera la salud mental de las personas

Noticiero Venezolano.-  Desde hace años se habla de la salud mental, de sus beneficios y de cómo llevar una vida sana basada en el positivismo, pero ¿qué pasa cuando el patrón de vida cambia? ¿Es normal la ola de violencia que se observa en el mundo desde la llegada de Covid-19? ¿Cómo podemos superar estas complicaciones?


En primer lugar, es importante entender que la salud mental no consiste en mantener el cerebro funcionando todo el tiempo. Estas dos palabras significan, según la Organización Panamericana de la Salud, "el bienestar que una persona experimenta como resultado de funcionar bien cognitiva, emocional y conductualmente y, en última instancia, la realización óptima de su potencial individual para la vida, el trabajo y el ocio".

La empresa de análisis de información global Elsevier dijo en 2017 que en la salud pública internacional, no consideraba el concepto de ser un fenómeno depresivo que va en aumento, ya que los individuos no controlan del todo su propia "paz" solo mantienen su vida ocupada, dejando de lado la necesidad de alimentar sus emociones adecuadamente, reseña Agencias.

En este sentido, se ha hecho evidente a nivel mundial el crecimiento de los problemas de ansiedad, estrés y depresión, ya que el "encierro" o "confinamiento" no sólo se da a nivel físico, también se da a nivel mental, sin que se sepa siquiera cómo combatirlo, ya que es la primera epidemia que crece en todos los rincones del mundo.

El portal Forbes Colombia afirma que para el 2021, el reto internacional es vivir una crisis de salud mental, por lo que se informa que se deben buscar mecanismos, no solo públicos, sino también en las empresas para que los empleados puedan tener un momento de bienestar y así fortalecer el capital psicológico en todos los ámbitos, explicación que da la colombiana Blanca Mery Sánchez, magíster en neurociencia aplicada al alto rendimiento y la felicidad.

La información que se difunde en diferentes páginas digitales concluye que los países con mayor concentración del virus han presentado un mayor índice de problemas de esta naturaleza, por ejemplo en Córdoba, España, los mismos ciudadanos han reconocido que la salud física y mental es ahora peor que antes de la aparición de la pandemia y el inicio de las restricciones de encierro y movilidad, esto se conoció tras una encuesta realizada por la Consejería de Servicios Sociales y Sanidad, en la que se señaló que la mayoría de los encuestados revelaron sentimientos de pesimismo sobre el presente y el futuro.

En el caso de los problemas relacionados con la salud mental, los especialistas los tratan bajo el concepto de "trastornos", que tiene derivados como la psicosis no afectiva, la depresión mayor, la distimia, el trastorno maníaco, la ansiedad generalizada, el trastorno de pánico, la agorafobia, el trastorno de estrés postraumático, la fobia social, el trastorno obsesivo-compulsivo; cada uno de ellos ha aumentado en al menos un 15% desde el inicio de los internamientos en 2020 hasta esta fecha de 2021 porcentaje que va en aumento.

Está claro que todo el ciclo diario que cada uno de nosotros realizaba antes del Coronavirus ha cambiado, todo se ralentiza y se concentra en un solo espacio, lo que hace que todos los humanos comprendan individualmente la posición en la que se encontraban tras perder el ritmo, al principio era "bonito" estar en casa, pero vivir solo o acompañado en un encierro no es fácil, lo que provoca una reacción que, si no se canaliza, explota en estos "trastornos" antes mencionados.

En muchos casos también los hermetismos que producen estos cambios (por no saber manejarlos) inducen no sólo respuestas mentales, sino también acciones y actitudes muchas veces violentas que invaden a otras personas, es decir que en este caso el individuo se convierte en un agresor, que responde, ¿Es normal la ola de violencia que se observa en el mundo desde la llegada de Covid-19?

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) publicó un artículo en noviembre de 2020 en el que mencionaba "una mezcla mortal de confinamiento, profundización de la pobreza y dificultades económicas que está desatando una nueva ola de violencia contra las mujeres y niñas refugiadas, desplazadas y apátridas", mientras que el portal DW informaba de que "la organización de ayuda a la infancia World Vision advierte de que millones de niños en todo el mundo se enfrentan a la amenaza de la violencia debido al confinamiento de la crisis del coronavirus", además Milenium realizó una media de 160 casos de violencia.

O.H. |  www.noticierovenezolano.com

     

Entradas que pueden interesarte

facebook