Monumento al Dr. José Gregorio Hernández se encuentra en su fase final de realizacion

Noticiero Venezolano.-  Se está construyendo una capilla en el municipio de Campo Elías, en el estado de Mérida.


Normalmente, el doctor José Gregorio Hernández en la tarde merendaba una acema carachera, queso ahumado y chocolate”, ha dicho el alcalde ejidense, Simón Figueroa. Este hecho histórico, junto con los innumerables milagros del médico de los pobres, inspiró al alcalde del municipio de Campo Elías, en el estado de Mérida, a construir un monumento en honor del nuevo beato venezolano.

El proyecto se inició el año pasado, después de que la Santa Sede aprobara la beatificación del Venerable. La iniciativa fue objeto de una consulta a los concejales y a las organizaciones populares, a la que todos respondieron positivamente, dijo el alcalde.

Además, el lugar ha recibido la aprobación de representantes de la Iglesia católica como el presbítero Luis Enrique Rojas y el asesoramiento de los padres Numa Molina y Juan González.

En un espacio de 2 mil metros cuadrados ubicado en la avenida Centenario, a la salida del Ejido en dirección a Mérida, se construye una capilla, un monumento y una cafetería que llevará el nombre de Merendando con José Gregorio Hernández, espacios que deberán ser inaugurados el 26 de abril, cuatro días antes del acto oficial de beatificación del médico.

“Tendremos un lugar para merendar como lo hacía el beato, con los alimentos que él consumía, estos productos estarán a disposición de los visitantes, será un sitio para el reencuentro de los venezolanos, para la paz, la espiritualidad, la recreación”, dijo Figueroa.

Dijo que la idea del monumento refleja una profunda fe católica por parte de los ejidenses, así como de su familia. "Hemos sido devotos y bendecidos con milagros a mi primo Eduardo Figueroa, y a mi hija María Valentina Figueroa", dijo.

“Yo pongo el vitral, yo pongo el piso, yo pongo el pedestal, la arena, la piedra, yo trabajo los fines de semanas ad honorem”, son algunas de las frases de solidaridad y apoyo que ha recibido el alcalde para la construcción de la barda.

Destacó que un sinnúmero de personas han apoyado incondicionalmente el proyecto, entre ellos comerciantes, industriales y familias dedicadas al santo del pueblo venezolano.

El gobierno nacional también ha jugado un papel fundamental con aportes económicos y contribuciones a través de los ministerios de Petróleo, Ecosocialismo y Vivienda. El monto invertido por la Alcaldía de Campo Elías hasta la fecha es de 200 mil dólares, dijo Figueroa.

El escultor muciano Manuel Suescún fue el encargado de crear la imagen de la Virgen María y Jesucristo de 1,80 metros que estará ubicada en la capilla del santuario.

Figueroa explicó que la estatua se realizó en un mes y medio, mide tres metros y 10 centímetros y pesa unos 300 kilos.

“El artista Suescún me expresó su honor y gratitud por haber creado y moldeado esta imagen. También hago el reconocimiento, al equipo técnico del vaciado de la efigie fue un trabajo en conjunto artista y equipo técnico”, dijo.

La obra cuenta con unos 35-40 trabajadores que se esfuerzan cada día por levantar la obra en honor al doctor José Gregorio Hernández. José Argenis Parra forma parte de este equipo de trabajo, obrero de honor y vecino del sector de San Miguel de Ejido, fiel devoto del Siervo de Dios.

Trabaja en el monumento sin cobrar para agradecer el milagro de la curación de su esposa, María del Carmen Rosales, con quien compartió su vida durante 42 años.

Dice que sufrió un prolapso del aparato reproductor, por el que tuvo que ser operado. La anestesia espinal no se realizó correctamente, afectando al nervio ciático, lo que provocó una hernia discal y tuvo que utilizar un andador. En los momentos más difíciles, necesitó una silla de ruedas para desplazarse. Se sometió a cuatro resonancias magnéticas entre 2006 y 2008, lo que requirió una intervención quirúrgica adicional.

Vivimos esta fuerte situación por años, sin embargo, mi madre Emperatriz me inculcó la devoción a José Gregorio Hernández y se la trasmití a mi esposa y todos los días durante la noche le colocaba un cinturón que cubriera la lesión con una estampita del doctor José Gregorio Hernández. En el año 2010, fuimos a la consulta para finiquitar la operación, sin embargo, el médico tratante nos dijo que ya no había hernia, no se reflejaba en la última resonancia. Carmen fue recobrando poco a poco su caminar, gracias al Dr José Gregorio”, dijo con gran pasión y fe Parra, uno de los nombres de los pacientes.

O.H. |  www.noticierovenezolano.com

     

Entradas que pueden interesarte

facebook